Por Paola Ceccarelli.

Muchas veces estamos sentados leyendo un libro o revista, y aparecen ganas de levantar las piernas o tomar un vaso de agua, pero observamos que no tenemos nada que cumpla dicha función a nuestro alrededor.

La silla “GVAL” diseñada por Gustavo Reboredo, Luis Sicard y Nenad Katic quiere lograr satisfacer estas tres necesidades a través de un solo producto, el cual además aporta un uso sorprendente y divertido a un objeto común que nos prescide todos los días.

Esta silla de madera curvada contrachapada guarda dentro de su forma dos módulos, que al acomodarse pasan inadvertidos dentro de la figura mayor. Las dos piezas pequeñas, también pueden situarse una sobre otra y tener una segunda silla.

A su vez si no quiere utilizarse como otra silla, uno de sus módulos puede extraerse y utlizarse como mesa de apoyo.

Sin necesidad de instrucciones, cualquiera que vea esta silla en su sola de estar sabrá como hacer uso de ella.

De este modo, se rinde homenaje a lo más arquetípico de todos los materiales de producción, la madera, en su forma más natural: un árbol.

Según sus creadores: "La forma de la silla y la textura de la alternancia de láminas de madera se inspira en patrón de anillos de árboles, que de alguna manera representan la memoria del árbol: cada anillo por lo general marca el de un año en la vida del árbol ".



external image 4_1.pngb4c91ee1-6f2d-40dd-9f80-de0a0b1995aaLarge.jpg external image GVAL-chair-3.jpg





external image gval_chair_vanesa_moreno_serna_4b-thumb-468x351-38396.jpg


Fuente:
http://www.masisainspira.com/arg/materia.php?mat_id=222