Uso del hormigón en el diseño

Por María Eugenia Di Biase



Desde su descubrimiento, el concreto ha sido tradicionalmente empleado en obras de arquitectura e ingeniería tales como edificios, puentes, diques, puertos, canales, túneles, etc. En tiempos más modernos se ha empleado también en lugares no tradicionales como en el mobiliario de un ambiente.

Muebles hormigón - 2012-08-16 14.54.45.jpgMuebles hormigón - 2012-02-24 14.17.28.jpg

Presente en casi todas las construcciones modernas, es en la actualidad un eslabón fundamental en el ámbito de la construcción, tanto para profesionales de la ingeniería como para los provenientes de la arquitectura. De este modo, desde principios del siglo pasado, el concreto ha moldeado ininterrumpidamente la fisonomía de las ciudades de todo el mundo.

Si bien carece de un valor estético intrínseco, gracias al trabajo de grandes arquitectos como Le Corbusier, por citar alguno, se comenzó a definir un nuevo estilo de arquitectura fundamentada en la utilización lógica de los nuevos materiales como hormigón armado, vidrio plano en grandes dimensiones y otros productos artificiales. Tendencia que se aprecia claramente en obras como la de Notre Dame de Haut en Francia.

Ejemplos de uso:
Muebles hormigón - 2012-08-21 15.32.52.jpgMuebles hormigón - 243392_bild.jpg
Muebles hormigón - 4c04244d78215_584_!.jpgMuebles hormigón - 4c0424b87b133_584_!.jpg

Dentro del concepto de mobiliario de jardín, las tendencias más actuales se orientan hacia el uso de materiales como por ejemplo las fibras vegetales, que aún teniendo un resultado en lo que a durabilidad se refiere bastante bueno, son materiales con una apariencia frágil y con una resistencia limitada.

De hecho hay personas y diseñadores que prefieren centrarse en otros materiales mucho más resistentes, la piedra en sus versiones más diversas, el acero e incluso el hormigón, son ejemplos de materiales casi eternos que nos permiten la fabricación de mobiliario que podemos instalar en nuestro jardín con la seguridad de que permanecerá para siempre.

Muebles hormigón - 4c04269625b67.jpg





Evidentemente como todo tienen pros y contras, este tipo de mobiliario tan fuerte y resistente tiene inconvenientes como su escasa versatilidad y falta de movilidad y es que se trata de muebles que se fabrican a propósito de un espacio concreto y que es difícil que se puedan mover de ahí o en todo caso en caso de querer cambiarlos de ubicación sería necesario recurrir a medios mecánicos.

Por otro lado este tipo de materiales tan duros suelen ofrecer menos posibilidades en cuanto a sus formas y su diseño, suelen ser muebles de aspecto simple, creados a partir de formas básicas, aunque por otro lado encajan bien en la decoración de exteriores y se integran bien con la naturaleza y si queremos adornarlos siempre tenemos la opción de incorporar sobre ellos pequeños detalles para una mayor calidez.

Muebles hormigón - 81.jpg


Los muebles de hormigón son una alternativa rústica y durable para los espacios exteriores. Con este material no tendremos que preocuparnos por los rayos del sol, la lluvia, los cambios de temperatura o el viento: hay pocas cosas más resistentes.

El único secreto es desarrollar un tratamiento antihumedad y renovar la capa de pintura cada cierta cantidad de tiempo. Hecho esto, no debemos tener ningún inconveniente para disfrutar del mobiliario durante años.

Muebles hormigón - banco doble.JPG


Contar con muebles de hormigón (también llamados muebles de concreto) nos ahorra gastos y esfuerzos en mantenimiento. Lo habitual es que se integren a distintas estructuras del jardín o la terraza (como un muro), lo que nos permite ganar espacio ya que tendremos una mayor superficie disponible.
Muebles hormigón - img907.jpg

Cabe destacar que los muebles de hormigón que se integran al ambiente (es decir, que no se pueden trasladar) son construidos a medida. Por lo tanto podemos escoger aquellos que se adapten específicamente a nuestras necesidades.

Se puede complementar los muebles de hormigón con cojines impermeables, lo que permite sumar comodidad y aportar colorido a la decoración. De esta manera el mobiliario saldrá de lo rústico y podrá combinar con otros estilos decorativos.


Hormigón ligero
La mezcla de sus componentes da lugar a un material aireado o gaseoso, más liviano que el hormigón tradicional.

Muebles hormigón - concreto-close-up.jpg


Aunque el hormigón se considera tradicionalmente un material pesado, no siempre es así. Existe un tipo de hormigón que se caracteriza justo por lo contrario. Se denomina hormigón poroso o celular y se distingue por su ligereza. El hormigón poroso está constituido por una mezcla de cemento, arena, cal, agua y aire. La combinación de estos elementos favorece la formación de hidrógeno y, en consecuencia, de una especie de burbujas o poros que expanden la masa. Cuando se utiliza una espuma especial para formar estas burbujas, se habla de hormigón celular.

Este hormigón se produce en bloques o ladrillos de color blanco que se cortan a medida, según la finalidad para la que estén previstos. Generalmente, se utilizan para construir tabiques y paredes, pero también son útiles para cubiertas. Gracias a su peculiar expansión, es un material muy bien aprovechado que destaca, además, por su dureza, facilidad a la hora de trabajar, resistencia a la humedad y buen aislamiento térmico (se calcula que aísla hasta diez veces más que el hormigón tradicional) y acústico.

Por otro lado, ese tipo de hormigón se caracteriza también por sus propiedades ignífugas. Al no contener materias combustibles, actúa como cortafuegos y no es inflamable. Se considera un material ecológico, formado a partir de materias primas naturales y que evita la contaminación.
Muebles hormigón - concreto-bano.jpg

La presencia de aire es la clave de las propiedades de este material. Las burbujas interiores actúan como un aislante natural, homogéneo en toda la estructura, que mantiene el fresco en verano y el calor en invierno, a la vez que aísla la habitación frente al ruido exterior.

Gracias a este aire, el hormigón poroso o celular deja escapar el vapor de agua que se produce en una estancia, tanto por las condiciones ambientales como por las propias personas que la ocupan. Regula la humedad y evita la condensación.

Muebles hormigón - lcda-little-italy-bar-beton-366-900x675.jpg


Muebles hormigón - Mesa comedor con vidrio-01.JPG


No obstante, esta peculiaridad puede llegar a producir fisuras en el mortero que se aplica entre los bloques de hormigón. Al permitir la evaporación, se corre el riesgo de que el mortero se deshidrate y aparezcan grietas que pongan en riesgo el buen estado de la obra. En ocasiones, sobre todo cuando el tiempo es seco, puede ser necesario emplear un mortero especial.

La facilidad y ligereza del hormigón poroso permite que se puedan construir muebles con él. Este material se adquiere también en planchas ligeras, que dan forma a estructuras rectas. Si es necesario, las planchas se pueden cortar sin dificultad con un serrucho. Por su parte, los cantos se pueden alisar con una lima o lijadora, al igual que el resto de la superficie. Respecto a las uniones de las diferentes piezas, unas escuadras o tornillos resultan muy prácticas. También se puede emplear mortero. Como último paso, una capa de imprimación y otra de pintura mejorarán el aspecto del mueble.

Muebles hormigón - pufs.jpgMuebles hormigón - sillones cubo.jpg
external image trompito.jpg
external image tecnop2.jpg
Creaciones del Grupo Bondi
Creaciones del Grupo Bondi